EL AFECTO Y LA COMUNICACIÓN EN LA FAMILIA

 

 q

 

El hogar, es la primera escuela del ser humano donde se adquieren las nociones iniciales de vida, se inculcan los valores y se prepara un camino para que el niño, niña o adolescente se enfrente con los retos escolares de su infancia y de su vida entera; por tanto, es importante conocer los factores familiares que lo rodean, uno de ellos, es el afecto que se le demuestra al pequeño, debido a que al momento de que ellos se sienten queridos, tienen un mejor desarrollo social, se sienten seguros e incluso pueden tener mejor desenvolvimiento en el colegio.

El afecto, se convierte es un sentimiento imprescindible para los humanos, especialmente para los más frágiles, aquéllos que están en los extremos de la vida, las personas mayores y los niños. Se vuelve tan necesario, que sin este afecto, pueden enfermar, no sólo desde el ámbito psicológico y del comportamiento, también con enfermedades físicas. La falta crónica de afecto produce disminución de la inmunidad y en consecuencia más infecciones, también malnutrición y talla baja.

La falta de cariño facilita los accidentes, tanto dentro como fuera del hogar, porque la vigilancia y cuidados disminuyen, aumentando las intoxicaciones y accidentes, causas importantes de enfermedad e incluso de muerte. Como los niños aprenden sobre todo imitando, pueden reproducir en su edad adulta este modelo poco afectivo, distante y frío de conducta, que luego puede tener repercusiones sobre las relaciones personales de adultos.

Los padres son los primeros educadores de sus hijos ya que no solo tienen la función de ser proveedores sino también la función de ser educadores.  Una adecuada comunicación entre los padres permitirá: una buena relación familiar, un ambiente de unión, respeto, tolerancia y cariño; además permite, establecer contacto con el otro y expresar lo que se quiere, ya sean pensamientos o sentimientos.

Escuchar atentamente es el primer paso que permitirá conocer qué preocupa al niño y cuál es su estado emocional. Los niños aprenden desde el ejemplo, por eso es necesario que los padres comiencen desde muy pequeños a interiorizar en los niños pautas o normas de una buena comunicación. Cuando existe la comunicación en una familia, seguramente se puede afirmar que existe un compañerismo, una complicidad, y un ambiente de unión y afecto en la casa. Hay que ayudar a los hijos, es decir, que los padres introduzcan mecanismos que faciliten la comunicación, por ejemplo:

  • Escuchar con atención e interés, para que los niños experimenten realmente que están siendo atendidos.
  • Cuando se dé un consejo, que sea siempre de forma positiva
  • Ponerse en el lugar del niño, facilita mayor entendimiento del adulto.
  • Crear un ambiente que facilite la comunicación.
  • Que se sienta partícipe de las decisiones que se toman en el núcleo familiar, teniendo siempre en cuenta la edad del niño, niña o adolescente.
  • No juzgarlos antes de tiempo cuando estén explicando alguna situación.
  • Proporcionarles confianza para que hablen de cualquier temática sin ser reprochados, es mejor recibir orientación dentro de la familia que fuera de ella.

Los padres deben de ser conscientes de que la comunicación es importante para generar afecto y sentimientos que pueden ser transmitidos o adquiridos en cualquier etapa de desarrollo, desde el nacimiento, la infancia hasta la vida adulta; si esta comunicación es fluida existirá confianza, afecto y sobre todo tolerancia; es decir, respeto mutuo por cada uno de los integrantes de la familia gracias a ello existe unión; pero si ésta no se genera en la familia, existirán barreras, conflictos y desintegración familiar.

La comunicación familiar es uno de los elementos básicos de la educación y del desarrollo emocional de los hijos, el comunicarse con ellos permite que generen seguridad, autoconfianza y aprendizaje en ellos mismos y ante la sociedad a la cual se enfrentan día a día. Es gracias a esta comunicación que es posible que adquieran valores, costumbres y actitudes.

Cuando existe la comunicación en una familia, seguramente se puede afirmar que existe un compañerismo, una complicidad, y un ambiente de unión y afecto en el hogar. Pero, sobre todo y lo más importante, es que hay un respeto mutuo y unos valores bien asentados que enraízan con el origen de unas buenas relaciones. Sin embargo, crear este clima de comunicación en la familia, no es una tarea tan fácil. Hay que ayudar a los hijos con prácticas, con consejos educativos y, sobre todo, con el ejemplo para crear el clima adecuado que facilite esa comunicación. Es fundamental, que los padres introduzcan en el seno familiar, los mecanismos necesarios que faciliten una buena comunicación entre los miembros de su familia. Saber escuchar, hablar con el corazón, mantener una actitud asertiva y mostrar empatía son algunas de las actitudes para promover un buen clima de diálogo en casa con los tuyos.

 

 

Fraternalmente, en Cristo y De La Salle 

 

Luz Yamile Flórez Orduz

Psicóloga ISJ De La Salle

Teléfonos

6471751 - 6575045

Dirección

Carrera 21 # 68-45 Barrio La Victoria - Bucaramanga - Colombia

E-mail

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

     Diseño Web: www.gnosoft.com.co