PAUTAS DE CRIANZA

LA IMPORTANCIA DE EDUCAR CON LÍMITES”

 

En los procesos de crianza los primeros encargados de establecer pautas son los padres.

 

Cuando se habla de desarrollo implica todas las etapas por las que pasa un ser humano desde el momento de la concepción, pero en el proceso de crianza juega un papel importante la forma en que fueron criados los padres y por tanto como fue su desempeño como hijos.

 

La sociedad en la cual se desarrollan los niños, niñas y adolescentes de hoy se encuentra permeada por la diversidad de tecnologías y los cambios sociales que hacen que el tiempo que se dispone para que sus padres los acompañen en el proceso de crianza se torne en una disputa por ganar o ceder ante la posibilidad de terminar siendo qué tipo de padre o madre.

 

No todas las pautas de crianza funcionan de la misma manera, esto implica que nos encontramos con diversidad de personas, y que por tanto cada hijo es un ser único y con necesidades diferentes. Aquí se tendría que hacer diferencia entre lo que es genotipo (genética del individuo) y el fenotipo (ambiente en el cual se desarrolla) y que serán los conceptos que definen las prácticas, pautas o métodos de crianza.

 

Crianza

 

El término crianza proviene del latín “creare” que significa instruir, educar, orientar, y por ende es la posibilidad de crear vínculos afectivos entre padres e hijos.

 

La pareja está conformada por dos personas de grupos familiares distintos donde las crianzas han sido distintas, pero en este momento donde se desarrollan acuerdos, en los que se negocian las normas y se establecen los lineamientos que se tendrán para el aprendizaje de los hijos.

 

En la crianza juegan elementos importantes como son:

 

Sentido común: es la valoración de los conocimientos previos que tiene el ser humano y por tanto cada padre, así como de la historia que se ha tenido y que continúa en reproducción.

 

Tradición cultural: las creencias que tienen los pueblos, éstas cambian de territorio en territorio, de ambiente en ambiente.

 

Puericultura científica: es el discurso de la crianza elaborado por profesionales, donde se analizan las prácticas y se sugieren las más adecuadas.

 

Pautas de Crianza

 

La crianza como proceso educativo pretende orientar a los niños, niñas y adolescentes a través del acompañamiento inteligente y afectuoso por parte de los padres o adultos significativos.

 

Las pautas de crianza no son recetas con las cuales se prepara un buen niño, éstas son diversas de acuerdo a la cultura, a la idiosincrasia familiar, al contenido social.

 

 

Por tal razón, se propone a continuación algunas cosas que deben tenerse en cuenta:

 

 

  • Conocer y asumir los derechos de los niños, niñas y adolescentes como responsabilidades que tienen los adultos para garantizar su buen desarrollo.

 

  • La presencia masculina es importante en el desarrollo de los hijos y de la convivencia familiar, por tanto no es solo tarea de la madre educar y criar.

 

  • El buen trato es tener alegría y disponibilidad de tiempo y espacio para compartir con los hijos y la pareja, el juego, los cuidados, el acompañamiento en sus labores y el fortalecimiento del vínculo afectivo; esto implica mantener una buena comunicación y el respeto por el otro desde la diferencia, establecimiento de acuerdos en la pareja en términos de autoridad mediados por el diálogo.

 

  • Acompañamiento en las diferentes etapas del desarrollo, no es lo mismo un bebé de 6 meses a un niño de 6 años, cada uno tiene necesidades diferentes, cada etapa del niño es importante y merece atención y estimulación.

 

  • Utilizar el juego como una herramienta de aprendizaje donde es posible desarrollar una forma recreativa de alimentar el espíritu, desarrollar otras funciones, ejercitar el cuerpo y finalmente ser feliz. El juego debe ser un modo de implementar valores y generar creatividad.

 

  • La autoridad más que una forma de dar órdenes es expresar disciplina con amor. Para ellos es indispensable que la pareja establezca normas claras desde que el niño es pequeño. Cuando la norma se incumpla establecer diálogo y definir si amerita una sanción, si esto sucede es indispensable que se cumpla; cada vez que damos lugar al olvido y nos quedamos en el prometer, vamos restando puntos a la autoridad. De la misma manera que se aplica una sanción es indispensable establecer reconocimientos a las acciones buenas. En el establecimiento de la autoridad es indispensable olvidarse que ello traumatizará al niño y así mismo que los golpes serán la manera de lograr en la otra persona obediencia.

 

Metas de desarrollo en la crianza

 

La crianza en sí misma debe apostarle a unas metas de desarrollo, es decir a unos propósitos que faciliten la eficacia de los logros y se conviertan en una fuerza motivadora, estos son:

 

Autoestima: juicio acerca de sí mismo, es la capacidad de considerar ser capaz de; el concepto de autoestima, está mediado por el autoreconocimiento (reconocer la corporalidad y la utilización de herramientas), el autoconcepto (conceptos alrededor de las partes del cuerpo) y la autodefinición (qué piensa de sí mismo en función de la virtud, la competencia y el poder).

 

Autonomía: capacidad para gestar y determinar la propia voluntad frente a la norma.

 

Creatividad: capacidad de crear en lo personal, lo familiar, lo artístico, lo científico y lo social, logrando un bienestar superior.

 

Felicidad: estado de afirmación vital, capacidad de hacer planes o elecciones que se disfrutan.

 

Solidaridad: es la promoción de lo colectivo antes de cualquier consideración particular, es ceder confianza.

 

Salud: es el completo bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de la enfermedad.

 

Resiliencia: capacidad de salir adelante después o en medio de los fracasos.

 

En las pautas de crianza se deben tener en cuenta los siguientes aspectos para que haya éxito en su práctica:

 

Importancia del trabajo en equipo

El proceso de crianza justifica un trabajo en equipo, en el que los padres, como una unidad, elaboren los guiones de crianza y éstos sean fruto de la reflexión y del crecimiento de ellos como padres, para que con responsabilidad, firmeza, afectividad e inteligencia acompañen a sus hijos durante su desarrollo.

 

Apoyo mutuo

En el proceso de crianza es necesario el apoyo, que no sólo es tarea de los padres entre sí, sino que también es significativo el que reciben de otros sistemas del entorno en el que se desarrollan. Las familias que cuentan con redes de apoyo fuertes generan más posibilidades en el proceso de crianza de sus hijos.

 

 

El apoyo de los padres debe ser incondicional y si entre ellos hay diferencias, éstas se deben discutir en espacios en los que los hijos no participen. Es importante el respeto del uno por el otro ante los hijos. El desautorizar o criticar al otro ante el hijo no le quita valor en la relación padre-hijo, pero, sí debilita el necesario trabajo en equipo de los padres.

 

 

Jerarquía en la relación padres-hijos

Es significativa la relación padres-hijos en la que los primeros ocupen una posición superior, que permita, de un lado, ofrecer seguridad a los hijos, elemento que es básico para el desarrollo con autonomía, y del otro, facilite la relación afectiva que también contribuye a que el hijo dé pasos seguros en su desarrollo y adquiera los elementos que en el futuro le ayudarán a relacionarse como adulto maduro.

 

Esta diferencia de jerarquía varía de acuerdo con la edad de los hijos, pues en la medida en que crezcan, demandarán la participación en las diferentes actividades que se efectúan en la familia.

 

 

Ejercicio de la autoridad

Como afirma el filósofo español Fernando Savater, la autoridad que los padres ejercen sobre sus hijos debe ser firme y afectiva para que genere espacios de confianza y de autonomía; estos dos elementos son los ejes que contribuyen al desarrollo de una personalidad sana, lo que a su vez, facilita el desarrollo de seres humanos autónomos e independientes.

 

 

El ejercicio de la autoridad por parte de los padres exige unidad de criterios al respecto. En este ejercicio es significativa la concordancia entre el ejemplo y la palabra. Son los padres los que con sus comportamientos refrendan las orientaciones que ofrecen a sus hijos en lo que se refiere a valores, creencias, pautas relacionales y en general a todos los elementos que favorecen una convivencia social que parta del respeto y la tolerancia con los otros ciudadanos.

La autoridad de los padres es una relación diferenciada, en la que ellos no son simplemente amigos de sus hijos, sino que desde una posición jerárquica superior los dirigen y los acompañan con afectividad, firmeza y seguridad.

 

 

Padres o amigos

La amistad implica una igualdad en la relación, que confundiría la diferenciación entre los padres y los hijos y además, debilitaría el ejercicio de la autoridad con firmeza. Es primordial sedimentar primero la autoridad y la superioridad como padres, para luego, cultivar y hacer que prospere la amistad.

 

 

El ejercicio de ser padres o madres implica la elaboración de pautas de crianza claras, que sean producto del trabajo reflexivo y flexible que los padres unidos construyan, con la posibilidad de generar espacios de seguridad, aceptación y autonomía para sus hijos.

 

 

La seguridad la proveen los padres que están preparados para hacerlo, los que como hijos recibieron una orientación firme y afectuosa, o los que durante su preparación para ser padres superan las debilidades de su crianza.

 

 

La toma de decisiones

El proceso de toma de decisiones es una actividad conjunta en la que se debe deliberar, escuchar las diferencias y concertar los acuerdos, para que luego ante los hijos no se dé la posibilidad del desencuentro, pues esto los confundiría y les daría la posibilidad de aprovecharse negativamente del momento.

 

 

El ejercicio de la tarea de ser padres y madres

La tarea de ser padres hoy es compleja y no sólo está centrada en el interés por los hijos, sino que exige un compromiso de los padres para que con responsabilidad creen los espacios que propicien el desarrollo de éstos, para que sean capaces de aceptarse dentro de sus posibilidades, con seguridad y autonomía.

 

 

Sobre la crianza de los hijos hay conceptos predeterminados por los enfoques de las disciplinas humanas y sociales. También, desde el entorno, se cuenta con una cantidad de información en revistas; programas radiales y televisivos; y libros y enciclopedias, que presentan las opciones que los padres pueden asumir para la crianza adecuada de sus hijos. Pero, realmente son los padres, desde su intimidad familiar, los que construyen y dirigen los guiones de crianza para sus hijos.

 

 

El que se ofrezcan estos distintos puntos de vista, en algunas oportunidades confunde a los padres, en otras aclara, pero finalmente, son ellos los privilegiados para establecer las pautas de crianza que creen que facilitarán el desarrollo armónico de sus hijos con autonomía e independencia.

 

 

En suma, la tarea de los padres hoy, es compleja y si se asume con firmeza, afectividad responsabilidad, flexibilidad y reflexión, la respuesta de los hijos será la esperada, tanto por la familia, como por la sociedad. Es en el grupo familiar y a partir del ejemplo que reciben de sus padres, en el que los hijos incorporan los valores, las normas y las pautas relacionales que más tarde les facilitarán entablar relaciones como adultos maduros.

 

 

Fraternalmente, en Cristo y De La Salle

 

 

Luz Yamile Flórez Orduz

Psicóloga ISJ De La Salle

Teléfonos

6471751 - 6575045

Dirección

Carrera 21 # 68-45 Barrio La Victoria - Bucaramanga - Colombia

E-mail

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

     Diseño Web: www.gnosoft.com.co